PROIEKTU TXIKIAK FINANTZATZEA / FINANCIAR PEQUEÑOS PROYECTOS

Liher Gonzalez Bilbatua

Etikoki aurreztu Coop57

Egun kapitalaren erritmoak jan gaituela konturatu gara, baina zertan ari gara ikasitako leziotik aldentzeko. Ekonomia sozial eraldatzaileak lanabezak ematen dizkigu herritarroi tokian tokiko errealitate ezberdinak eraldatzeko.

Koop57ren kasuan, finantza etikoen bitartez tokiko errealitateak aldatzea posible dela ikusten eta ikasten ari gara. Bertako garagardoa produzituko duen kooperatiba bat sustatzen lagundu du adibidez, edo estatu mailan lan bertikaletan puntakoa den Asaken kooperatibako kideei ondasun pertsonalak arriskutik kentzeko aukera eman die, abal mankomunatuei esker.

Tokiko garapena dabil azken aspaldian denon ahotan eta garapena benetan emateko klabe ezberdinak landu behar direla uste dut.

Lehenik eta behin garapen hitzak berak izan ditzazkeen konnotazio negatiboak kontuan hartzekoak dira. Garapenaren izenean herritarrok engainatu gaituzte eta garapena bera izan da egin diren basakaria guztiak egiten jarraitzeko aitzaki. Horregatik nahaigo dut tokiko eraldaketa kontzeptua erabili, benetan behar duguna gaurkoarekin apurtuko duen aldaketa delako.

Herritarrak gara eraldaketarako giltza, gugan hasi behar dugu kontraesanak sortzen, egiten duguna dudan jartzeak indartsuago egiten gaituelako, ona delako. Garapen pertsonala landu behar dugu, herritar kritikoak eta eraikitzaileak izanik, martxan dauden tokiko eraldaketak indartzeko.

Horretarako ari gara koop57eh lurralde saila sortzeko prozesuan, herri proiektua dela uste dugulako. Herritarroi emango digulako tokiko beharrak asetuko dituen ekonomia eredua sustatzeko tresna. Argi gelditu da orain arteko finantza tresnek interes propioen alde soilik egiten dutela, eta gainera, gizarte mailan banaketa ekonomiko eta sozialak sortzeaz gain, ez dute inor eta ezer errespetatzen.

Ekonomia sortzeko beharrezkoa da inbertsio tresnak izatea, txikiak izan arren. Lana sortuko duten proiektu estrategikoak sustatzea nahi badugu, gure aurrezkiak behar bezala kudeatzen hasi behar dugu. Finantza etikoetako tresnek horretarako aukera ematen digute, erabiltzeko errazak direlako, konfidantza handia sortzen dutelako, parte hartzeko mekanismo asko dituztelako, gardenak direlako, eta batez ere, ekonomiatik abiatuz, mundu justuago bat ahalbidetzea dutelako helburu.

Sinetsi egin behar dugu, ez baikara beste eredu bat sortzeko aukera posibleaz ari, jada erreala den bideaz ari gara. Datuak hor daude. Koop57 600 entitatek eta 3.000 pertsona baino gehiagok osatzen dute eta azken urtean, lurralde sail ezberdinetan, 20 milioi euro aurrezki etiko kudeatu ditu, eta urte honetan 20 urte beteko dira sortu zenetik.

Euskal Herrian, bi urteko ibilbidean, 700.000 euro baino gehiago jaso dituzte maigelutan bertako zerbitzu bazkideek, bazkide laguntzaileek 134.000 euro aurreztu dituzte. Baina oraindik asko falta da Euskal Herrian finantza etikoek ekarriko duten aldaketa erdiesteko, horregatik beharrezkoa da herritarrek, eragile sozialek eta administrazioek (Herriak) ohitura berriak hartzea. Ekonomia sozial eta eraldatzaileko tresnak erabiltzen hastea, bizi poza txoko guztietara zabaltzeko.

Vicente González Herrero

Presidente Red de Finanzas Alternativas y Solidarias (REFAS)

Sin duda es un hito el hecho de la implantación, desde octubre de 2014, de Fiare Banca Ética, como entidad financiera regulada dentro del Estado español. Supone disponer de una herramienta que facilita el acceso al crédito, que la banca tradicional ha rechazado o dificultado en muchas ocasiones, pidiendo garantías y modelos que desvirtúan un modelo económico justo. ¡Un logro de la sociedad civil organizada, que nos permite trabajar con Fiare, haciéndolo nuestro banco!

Y sin embargo, una mirada ética a la intermediación financiera se encuentra con el principio de “insuficiencia” que nos devuelve la pregunta sobre el derecho al crédito, ¿Cómo ofrecer crédito a personas o entidades que no pueden aportar las suficientes garantías objetivas de que su devolución está asegurada?

Reconocemos que un sistema de banca ética no puede hacer solo intermediación financiera garantizada. El mundo de las finanzas alternativas, éticas y solidarias se configura, se reconoce y se alinea con otras respuestas en el ámbito de la intermediación, entre las que se encuentran las Finanzas Locales Alternativas y Solidarias y cuya actividad definimos como “parabancaria”, muchas de estas entidades son miembros de la –Red de Finanzas Alternativas y Solidarias (REFAS)- con forma jurídica de asociación de ámbito estatal y miembro de la Fundación Fiare.

Las Finanzas Éticas sitúan el derecho al crédito y la intermediación financiera, dándole un nuevo enfoque: democracia económica desde la participación; un derecho de solidaridad que exige la creación de redes que construyan un modelo social transformador desde la acción colectiva.

Desde el año 1984 con la Asociación Fondo de Solidaridad de Granada hasta hoy, son más de 30 años y más de 20 Entidades las que han surgido como respuesta para hacer accesible el crédito a los excluidos del sistema, situando el derecho al crédito cómo un medio, una condición de posibilidad para el acceso y desarrollo de otros derechos. Estos colectivos han ido ensayando, con herramientas modestas, respuestas a las dificultades que encuentran diferentes sectores de la población para el acceso al crédito.

Este tipo de iniciativas diferentes y con personalidad propia, pero que les une su idea de transformación social a través del crédito, la promoción y la ayuda a las personas, familias y grupos en situación de riesgo, especialmente a las mujeres, contribuyendo a la promoción del empleo, a la inserción socio-laboral y a la financiación de proyectos de economía solidaria que por su valor necesitan apoyo para su implantación y no pueden acceder al crédito bancario.

Cada una trabaja en campos diferentes por su actividad y por el sector al que responde: Comercio Justo y financiación a pequeños productores locales del sur; otras se centran en personas y colectivos para la inserción laboral y el autoempleo; otras para el impulso de proyectos de economía alternativa y otras atienden a personas y sectores de la población en riesgo de exclusión, inmigrantes… Todas ellas respondiendo al mismo objeto de manera diversa, según el momento de su nacimiento y características propias, tienen las siguientes fuentes de financiación:

Desde la red de socios de la asociación. Cuando llega un proyecto a financiar, se realiza una evaluación, normalmente por una comisión de “acogida de proyectos”, y si la considera financiable, solicitan aportaciones individuales de los socios para responder a dicha demanda.

Otras desde un fondo que está constituido por “pequeños depósitos” de personas y entidades (sobre los que existe la obligación de devolución total o parcial).

Cuando llega un proyecto tras su estudio y con la aprobación de la J.D., es financiado. Es lo que conocemos por “ayudas reintegrables”. La persona o entidad solicitante de la ayuda, se compromete a su devolución, a través de cuotas que se ajustan a las posibilidades del solicitante.

En los últimos tiempos, también, hay asociaciones que gestionan fondos públicos, de algún ayuntamiento o administración que tiene asignados para este concepto. Se hace bajo el formato de un convenio específico, en el que el ayuntamiento aporta una cantidad para que la asociación lo dedique a la promoción del empleo y es ésta, la encargada de la evaluación, concesión y seguimiento de su devolución… En la medida en que es devuelto, retorna al circuito para volver a prestarse.

REAS Navarra, financia principalmente a través de préstamos solidarios a entidades que ya pertenecen a la Red de Economía Alternativa y Solidaria.

A través de ahorro vinculado, propiamente bancario en Fiare Banca Ética al crédito para la financiación de entidades que trabajan con pequeños productores y cooperativas locales, en el Sur.

Los criterios de evaluación que se utilizan son los de Fiare y los de la Red de Economía Alternativa y Solidaria (REAS), ajustados al tipo de ayudas que promueven.

Una figura importante en todo el proceso de presentación, concesión y devolución de las cantidades concedidas es, el avalista, el socio presentador y/o entidad que acompaña la presentación de proyecto. Son estas figuras las que permiten un contacto habitual con el proyecto financiado, facilitan su seguimiento y cercanía. Hay asociaciones que junto al aval moral piden aval o depósito por un tanto por ciento de la ayuda solicitada.

Además, hay un grupo de personas que forman las comisiones de seguimiento de los proyectos.

Dentro de las llamadas “ayudas reintegrables”, algunas asociaciones solicitan la devolución con un incremento del IPC, otras sólo solicitan una “cuota solidaria”.

Además algunas entidades tienen convenios de asesoramiento con entidades cercanas, formación para los beneficiarios de las ayudas, construcción de una red de difusión de los proyectos financiados para su impulso…

Los volúmenes de los que estamos hablando, también son diversos, desde asociaciones parabancarias que trabajan con un volumen total de ayudas concedidas de 10.000 euros a otras con 140.000 euros anuales; algunas superan este volumen, con un alto nivel de morosidad.

Azken Albisteak

Portfolio

Beha Euskal Herria Euskal Herri osoko aktualitate sozioekonomikoa bildu nahi duen ataria da. Gaindegiak sortua da, Euskal Herriko ekonomia eta gizarte garapenerako behategia.

Harremanetarako

Beha Euskal Herria Gaindegiaren proiektua da. Gaindegiarekin harremanetan jartzeko:

Gaindegia

Gaindegiaren laguntzaileak